viernes, 22 de enero de 2016

Baklava

De sopetón a la realidad... así es como uno aterriza después de un tiempo de vacaciones. Esta vuelta a la rutina se hace larga y pesada. Aunque se sienta "morriña" al recordar tus recientes días de asueto, debemos de ponernos las pilas y seguir disfrutando de cada día porque la vida se nos va entre las manos y nada mejor que haber aprovechado hasta el último minuto.



Esta receta de hoy nos ayudará a combatir los fríos de Febrero. No se por qué pero siempre me ha parecido que Febrero es el mes más frío del año, muchos piensan que es Diciembre con sus días más cortos pero Febrero lo supera con creces al menos aquí donde vivo.



El baklava es un dulde muy conocido en Oriente Medio. Su origen se remonta a la antigua Mesopotamia. Los asirios elaboraban este dulce añadiendo nueces y miel a varias capas de masa de pan. Posteriormente fue evolucionando en manos de diferentes culturas hasta llegar a nuestros días.

Baklava

Ingredientes:


250 gr. de hojas de masa filo
250 gr. de nuez o pistacho y almendra en trocitos
1 cdita. de canela molida
60 gr. de azúcar
10 gr. de agua de azahar
180 gr. de mantequilla derretida
Jarabe:
200 gr. de azúcar
115 gr. de agua
Un chorrito de zumo (jugo) de limón
  
Precalentar el horno a 200ºC

Preparación:
  1. En un bowl mezclamos el fruto seco con la canela, el azúcar y el agua de azahar.
  2. En un molde rectangular de vidrio engrasado con mantequilla ponemos una hoja de masa filo, barnizamos con la mantequilla derretida, acomodamos otra, barnizamos de nuevo y continuamos con este proceso hasta tener cuatro hojas.
  3. Acomodamos unas cucharadas de la mezcla de frutos secos sobre ellas.
  4. Volvemos a acomodar cuatro hojas de masa filo con su respectiva mantequilla derretida entre cada una.
  5. Seguimos así hasta terminar con el relleno y la masa filo. Importante que la capa superior del dulce sea de masa filo.
  6. Con ayuda de un cuchillo bien afilado cortamos nuestro baklava en porciones cuadradas o romboides.
  7. Horneamos unos 20 minutos o hasta que veamos dorada la superficie.
  8. Mientras se hornea preparamos el jarabe almibarado: en un cazo ponemos el agua con el azúcar y llevamos a ebullición.
  9. Cuando el azúcar se haya disuelto del todo retiramos del fuego y agregamos un chorrito de zumo de limón. 
  10. Sacamos el baklava del horno y lo dejamos enfriar unos 15 minutos.
  11. Vertemos el jarabe sobre él y dejamos reposar 24 horas.
  12. A disfrutar.

Notas:
  • El tiempo de horneado es orientativo: cada horno es diferente.
  • Es importante mantener cubiertas nuestras hojas de masa filo mientras estamos trabajando con ellas para que no se nos sequen.
  • Cada hoja de la masa filo que utilizo tiene el doble de tamaño que el molde. Por este motivo la corto por la mitad. Otra opción es doblarla y así tendríamos ya dos capas. Importante: entre cada capa de masa, untar con la mantequilla.
  • Dependiendo cuantas capas de frutos secos tengamos: ir distribuyéndolos.
  • En dos ocasiones he hecho este dulce. Una de ellas con nuez y almendras y la otra (el de las fotos) con pistachos y almendras.
  • Al igual que para la receta del budín, utilizo el molde rectangular de pyrex®, el de toda la vida.
  • Sugiero que sea un molde de cristal porque si cortamos el baklava dentro de él no lo echaremos a perder.
  • En algunas recetas sugieren dejar reposar unas horas. Yo siempre lo he dejado reposar 24 horas, recomendación que en su día leí en un libro de cocina libanesa.

Relleno de pistachos y almendra

Señoras y señores nos leemos la siguiente semana!!!

Relleno de nueces y laminas de almendra
  

2 comentarios:

  1. ME ENCANTA ESTE POSTRE¡¡ ES CONTUNDENTE PERO MUY RICO.
    BESOS CRISYLAURA.

    ResponderEliminar
  2. Sí!!! Está para chuparse los dedos...
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...